BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Ideas de inversión | Artículo - 5 Min

Perspectivas renta fija: positivos en crédito

Pensamos que la deuda corporativa global podría verse favorecida en 2024 por el aterrizaje suave de las principales economías desarrolladas y por la flexibilización de las políticas monetarias. En general, consideramos que los fundamentales de las empresas son sólidos, especialmente en el mercado de deuda de grado de inversión, con unos niveles elevados de liquidez, un apalancamiento reducido y unas prometedoras expectativas de beneficios.  

Aunque es probable que estos y otros indicadores registren un cierto deterioro en 2024 a medida que el crecimiento de la economía mundial continúe ralentizándose, muchas empresas han empezado el año desde una situación relativamente favorable. En nuestra opinión, la solidez de sus fundamentales debería ayudar a la clase de activo a hacer frente a un nuevo periodo de incertidumbre.

Además, el mercado de deuda corporativa podría verse también favorecido por un contexto técnico positivo. Seguimos asistiendo a una fuerte demanda de deuda de grado de inversión y de alto rendimiento, lo que se debe, en parte, a su elevado rendimiento absoluto. Este rendimiento puede ofrecer un importante margen a la rentabilidad total si se producen episodios de aumento de los rendimientos de la deuda soberana o de los diferenciales de crédito.

Aunque el posicionamiento inversor en el mercado de deuda estadounidense de grado de inversión está generando un riesgo de mayor sensibilidad a los cambios que puedan producirse en las perspectivas, pensamos que la reducción de la volatilidad de los mercados de capitales y la mejora de la liquidez podrían servir para contrarrestar lo que podría considerarse ya un segmento saturado.

Perspectivas favorables para la deuda corporativa estadounidense de grado de inversión

En nuestra opinión, la ralentización de la emisión en el mercado primario y los elevados flujos de entrada, impulsados especialmente por la demanda interna, deberían favorecer a la deuda corporativa estadounidense de grado de inversión, aun cuando se mantenga la competencia que representan la inversión en otras clases de activo de grado de inversión y en efectivo, que aún ofrece un nivel elevado de rendimientos. Se prevé que el rendimiento de la inversión en liquidez vaya disminuyendo en los próximos trimestres y que el resto de las clases de activos de grado de inversión se normalicen.

Pensamos que la posibilidad de revalorización del capital es limitada, ya que el mercado ha registrado una gran solidez en los últimos meses de 2023 y la clase de activo presenta una curva de tipos relativamente plana. No obstante, en nuestra opinión, la deuda estadounidense de grado de inversión presenta un carry suficientemente atractivo. Los rendimientos han caído desde el máximo del 6,4% registrado en octubre de 2023 hasta aproximadamente el 5% de final de año, pero se mantienen en niveles elevados en relación con las medias registradas desde la crisis financiera mundial.

En la actualidad, encontramos más oportunidades de generación de valor en los sectores

  • financiero (bancos de importancia sistemática mundial, fondos fiduciarios de inversión en bienes inmobiliarios que no son oficinas, compañías financieras)
  • de las telecomunicaciones
  • de alimentos y bebidas. 

Mantenemos la prudencia en el sector farmacéutico ante los riesgos legislativos, la competencia de los medicamentos genéricos y el riesgo de fusiones y adquisiciones.

También nos mostramos cautos en el sector del transporte, dada la ralentización de la economía, así como en los sectores más expuestos a la debilidad del consumo. Los consumidores han recurrido al ahorro acumulado, al mismo tiempo que han aumentado los saldos de las tarjetas de crédito y el impago de los préstamos para la compra de automóviles.

Posicionamiento neutral y oportunista en el crédito estadounidense de alto rendimiento

En nuestra opinión, la deuda estadounidense de alto rendimiento ofrece unas perspectivas fundamentales muy dispares. La demanda del inversor final se está ralentizando y los costes de financiación se han mantenido en niveles elevados, pero las empresas, en términos generales, se han posicionado para una ralentización del crecimiento y una menor dependencia de la liquidez. No obstante, pensamos que las tasas de impago podrían aumentar, mientras que las calificaciones crediticias ya comienzan a mostrar una reducción moderada.

Pensamos que los segmentos de mayor calidad registrarán mejores resultados. Lo que un inversor puede perder en exposición a beta puede compensarse con los cupones más elevados y la menor volatilidad que trae consigo la exposición reducida a empresas con un mayor riesgo de refinanciación.

No obstante, hay que estar atentos a la evolución del sector. En nuestra opinión, muchos inversores presentan una importante infraponderación en deuda de alto rendimiento, por lo que, si la economía estadounidense comienza a mostrar unos indicios más convincentes de recuperación, podría producirse un cambio de tendencia en la confianza de los inversores y registrarse fuertes entradas de capital en la clase de activo, impulsando a la baja los diferenciales.

Deuda de grado de inversión de la eurozona: perspectivas favorables (incluso mejores que las de Estados Unidos)

Al igual que está ocurriendo en Estados Unidos, los fundamentales de las empresas europeas se están deteriorando y podrían continuar haciéndolo, pero su punto de partida es bueno. Los elevados niveles de efectivo con los que cuentan muchos emisores de deuda corporativa de grado de inversión de la eurozona, por ejemplo, señalan que están bien posicionados para hacer frente a la ralentización del crecimiento.

Sin embargo, la deuda europea de grado de inversión difiere de la estadounidense en lo que se refiere a las valoraciones. A pesar de su reciente reducción, los diferenciales de la deuda de grado de inversión de la eurozona se han mantenido en niveles históricamente elevados. Ello se debe, en parte, a los cambios que se han producido en la estructura general de la reciente emisión de bonos, con más deuda subordinada de bancos y otras empresas. Sin embargo, estos diferenciales más elevados de los segmentos de menor calidad crediticia han ejercido una cierta presión al alza sobre los segmentos de mayor calidad, aumentando su atractivo sobre la base de la rentabilidad ajustada al riesgo.

En lo que respecta a los sectores, nos decantamos por los bancos, ya que nuestras perspectivas para los bancos de la eurozona son favorables y sus valoraciones nos resultan atractivas en relación con las de otros sectores. No obstante, también prevemos una mayor dispersión entre los propios bancos.

Encontramos valoraciones atractivas en el tramo inferior del segmento de grado de inversión, especialmente en sectores no cíclicos como los suministros públicos, las telecomunicaciones y el consumo discrecional.

Posicionamiento defensivo y selectivo en crédito europeo de alto rendimiento

En lo que respecta a la deuda europea de alto rendimiento, optamos por las posiciones defensivas y favorecemos el tramo superior del espectro de crédito. Sin embargo, también vemos oportunidades atractivas por sector y emisor.

Aunque los títulos de menor calificación del sector financiero pueden ofrecer un rendimiento atractivo, vemos más oportunidades de generación de valor en las emisiones de mayor calificación. Por ejemplo, la deuda AT1 del sector bancario, o ciertos bonos que vencen en 2025 o 2026, pero que presentan un riesgo reducido de refinanciación, pueden ofrecer una atractiva rentabilidad ajustada al riesgo. También nos gustan las emisiones con cupones más altos de ciertas empresas que generan una gran cantidad de efectivo y que están mejor posicionadas para hacer frente a la ralentización del crecimiento. 

Aviso legal

Algunos artículos pueden contener lenguaje técnico. Por esta razón, pueden no ser adecuados para lectores sin experiencia profesional en inversiones. Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo. Los activos privados son oportunidades de inversión no disponibles a través de mercados cotizados como por ejemplo las bolsas de valores de renta variable. Permiten a los inversores beneficiarse directamente a temas de inversión a largo plazo y pueden brindarles acceso a sectores especializados como infraestructura, inmobiliario, private equity y otros alternativos difícilmente disponibles a través de medios tradicionales. No obstante, los activos no cotizados requieren un examen minucioso, pues tienden a tener niveles elevados de inversión mínima y pueden ser complejos e ilíquidos.

Artículos relacionados

Perspectivas de renta fija: una pausa, pero poco más, para los tipos estadounidenses
Perspectivas de renta fija: la eurozona recupera algo de brillo
Para acceder a la información de nuestros equipos en todo el mundo, visite:
BNP AM
Explora VIEWPOINT hoy