BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Houses
Actualidad de mercado | Artículo - 5 Min

La Reserva Federal se tomará su tiempo, salvo que los planes se tuerzan

Tras la reunión celebrada el pasado 31 de enero por el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés), el mensaje de los responsables políticos fue claro: los recortes de tipos de interés se acercan, pero no tan pronto como los mercados anticipan. Por cuarta vez consecutiva, la Reserva Federal mantuvo el tipo de interés de los fondos federales en territorio restrictivo, entre el 5,25% y el 5,50%.  

Tal y como se esperaba, la Reserva Federal ha abandonado el sesgo orientado a próximas subidas de tipos de interés. Su comunicado oficial ya no hace referencia a «futuras subidas de tipos». En su lugar, la entidad señaló que los riesgos para lograr el pleno empleo y la reducción de la inflación están «avanzando hacia un mejor equilibrio».

Es probable que la mejora que han registrado recientemente los datos de inflación en Estados Unidos fuera justo lo que la Reserva Federal estaba esperando (su presidente, Jerome Powell, reconoció las «buenas noticias» que ha ofrecido la inflación en los últimos seis meses), pero los responsables políticos necesitan que esta mejora se prolongue en el tiempo para estar convencidos de que ha llegado el momento de recortar los tipos de interés.

En este sentido, Powell señaló que los miembros del FOMC no se planteaban el recorte de tipos como «el escenario más probable» para su próxima reunión de marzo.

Los datos de inflación más recientes resultan tranquilizadores

Al mismo tiempo que se reunían los miembros del FOMC se publicaban los datos que apuntaban a un enfriamiento de los costes laborales en Estados Unidos superior a lo esperado, lo que suponía un nuevo indicio de reducción de las presiones inflacionistas.

El índice del coste del empleo, que mide los salarios y las prestaciones laborales, aumentó un 0,9% en el cuarto trimestre de 2023 (su menor incremento desde 2021), tras haber aumentado un 1,1% en el trimestre anterior. La ralentización del crecimiento del índice supone una buena noticia para los responsables políticos estadounidenses, ya que apunta a que la presión salarial se está desacelerando junto a la inflación de los bienes.

Aunque hay otros indicadores de mayor frecuencia, como los ingresos medios por hora que recoge el informe mensual de empleo, este índice se considera un indicador más preciso, ya que no está distorsionado por los cambios en la composición del empleo entre ocupaciones o sectores, lo que lo convierte en la medida salarial preferida por la Reserva Federal.

Hay otros indicios que también apuntan a la ralentización del crecimiento salarial. El indicador de crecimiento salarial de la Reserva Federal de Atlanta, que muestra la media en periodos móviles de tres meses, se ha estabilizado al ritmo más bajo de los dos últimos años. Y se prevé que los datos de empleo correspondientes al mes de enero, que se publicarán el 2 de febrero, muestren una desaceleración del crecimiento de los ingresos medios por hora.

Por su parte, los datos publicados la semana pasada sobre el deflactor de los gastos en consumo personal (PCE), el indicador preferido del FOMC frente al índice de precios al consumo (IPC), también resultaron tranquilizadores (véase el gráfico 1).

Esta medida se considera más amplia y uniforme que el IPC en periodos prolongados. En diciembre, se situó por debajo del 3% por primera vez en casi tres años. El índice subyacente aumentó un 2,9% interanual, por debajo del 3,5% marcado en noviembre y de las previsiones del consenso. Todos los datos recientes muestran una clara desinflación. La duda es si esta tendencia va a continuar.

Razones para la cautela

En sus declaraciones, los miembros de la Reserva Federal apuntan a la necesidad de una «mayor confianza» en que la inflación está disminuyendo y acercándose al objetivo del 2% fijado por el banco central.

Aunque el presidente de la entidad, Jerome Powell, reconoció las buenas noticias que representan los datos de inflación, ni él ni el resto de los miembros de la Reserva Federal quieren caer en la trampa que supondría comenzar a flexibilizar la política monetaria antes de tiempo.

Un documento del FMI publicado el pasado mes de septiembre con el título «One Hundred Inflation Shocks: Seven Stylized Facts» (Siete enseñanzas de cien crisis de inflación) señalaba que: «En la mayoría de los episodios [de inflación] sin resolver se produjeron “celebraciones prematuras”, en las que la inflación caía en un primer momento para estabilizarse posteriormente en un nivel elevado o reacelerarse». Avisados quedan los bancos centrales.

A veces las cosas se tuercen

El anuncio de problemas inesperados en New York Community Bankcorp (NYCB) sirvió para recordar que las «incógnitas desconocidas» podrían llevar a la Reserva Federal a adoptar un enfoque diferente en su política monetaria.

Los mercados entraron en una fase de aversión al riesgo, y los inversores desplazaron su dinero desde los activos de riesgo hacia los bonos después de que este banco neoyorquino, que el año pasado se hizo cargo de parte de los activos de Signature Bank, anunciara un recorte de dividendos y una provisión para pérdidas por préstamos de 550 millones de dólares, en su mayoría inmobiliarios.

La valoración bursátil de NYCB cayó en torno al 38% el 31 de enero y el índice de bancos regionales KBW cayó un 6%, marcando así su mayor caída desde que la retirada masiva de depósitos provocara el desplome de Silicon Valley Bank el pasado mes de marzo.

La adquisición por parte de NYCB de los activos de Signature Bank lo situó en una categoría normativa que exige mayores niveles de capital. Según Bloomberg News, la empresa señaló que este fue el motivo que provocó el recorte de los dividendos y el aumento de la provisión para pérdidas por préstamos.

Los problemas del sector inmobiliario estadounidense han supuesto una «incógnita conocida» para los inversores en los últimos meses, ya que el valor de los inmuebles ha caído con fuerza y los prestatarios se enfrentan a una refinanciación a tipos de interés más elevados.

La provisión para pérdidas por préstamos de NYCB superó con creces las previsiones de los analistas. A parecer, NYCB ha señalado que el aumento de dicha provisión obedecía a su deseo de equipararse a otros bancos de su tamaño y de adelantarse a la potencial debilidad de los mercados inmobiliarios de oficinas y multifamiliares.

Pero, al final del día…

El 31 de enero fue un mal día para los activos de riesgo, lo que pareció indicar que los mercados habían contado con que la Reserva Federal se mostraría más partidaria de ir flexibilizando su política monetaria. Por su parte, las compañías estadounidenses de megacapitalización también registraron ese día unos resultados decepcionantes, en un contexto en el que el mercado de renta variable reflejaba el máximo potencial de ganancias y crecimiento (lo que en inglés de denomina «priced for perfection»).

Los títulos de renta fija repuntaron a pesar de la previsión de un aumento de la oferta superior al esperado en los próximos meses. La situación de NYCB llevó a los inversores a decantarse por los títulos del Tesoro estadounidense, ante la posibilidad de que estos problemas se generalizaran en todo el sector inmobiliario.

En general, las expectativas de recortes de tipos de interés por parte de la Reserva Federal no registraron grandes cambios. Al acabar el día, la curva de futuros de los fondos federales preveía más recortes de tipos a finales de 2024 de lo que anticipaba antes de la reunión de la Reserva Federal, a pesar del mensaje de esta.

Nuestro equipo de inversión en multiactivos mantiene la prudencia en relación con los activos de riesgo. En un entorno en el que los bancos centrales podrían mostrarse reticentes a la hora de recortar los tipos de interés antes de tiempo y ante la falta de seguridad sobre el nivel en el que debería situarse el tipo «neutral», no debemos descartar los riesgos que podría traer consigo un periodo excesivamente prolongado de política monetaria restrictiva.

Aviso legal

Algunos artículos pueden contener lenguaje técnico. Por esta razón, pueden no ser adecuados para lectores sin experiencia profesional en inversiones. Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo. Los activos privados son oportunidades de inversión no disponibles a través de mercados cotizados como por ejemplo las bolsas de valores de renta variable. Permiten a los inversores beneficiarse directamente a temas de inversión a largo plazo y pueden brindarles acceso a sectores especializados como infraestructura, inmobiliario, private equity y otros alternativos difícilmente disponibles a través de medios tradicionales. No obstante, los activos no cotizados requieren un examen minucioso, pues tienden a tener niveles elevados de inversión mínima y pueden ser complejos e ilíquidos.

Artículos relacionados

Covid-19: 6 señales para evaluar el mercado [infografía]
0:0 MIN
Semanal de mercados – Renta fija: El mayor riesgo actual: deflación, no inflación
Para acceder a la información de nuestros equipos en todo el mundo, visite:
BNP AM
Explora VIEWPOINT hoy